sábado, 30 de mayo de 2015

Las Katanas












¿Que apasionado de Japón no ha querido tener una?

El arma japonesa por antonomasia, el arma de los samurai, la esencia de Japón.

Es posible que esta entrada rompa algunas ideas preconcebidas, o incluso algunas ilusiones. Si este es el caso, permitirme que me disculpe por adelantado, pero a veces la realidad tiene la mala costumbre de no adecuarse a los sueños.

Empezaré comentando que las katanas, tal y como se conocen y popularizadas por numerosas películas, series, comics o lo que se nos pase por la cabeza no son ni mucho menos las únicas armas tradicionales de ese país.

Aquí nos encontramos con un problema, y es que el nombre de "katana" o 日本刀 quiere decir literalmente "espada japonesa", mientras que la idea que tenemos generalmente de estas armas, suele ser de una espada corta, ligeramente curvada de algo mas de 60.6 o mas cm. de longitud. Estas espadas en particular reciben también actualmente esa denominación de katana, para diferenciarlas de otras armas de mayor o menor tamaño como el tachi, el wakizashi, el tanto y otros.

Pues en realidad, estas katanas, llamadas también ocasionalmente como "Oda Nobunaga" en honor al señor feudal que creó este modelo no pueden ser en consecuencia anteriores al siglo XV.

Otra desilusión que tengo que daros, es que una katana genuina japonesa, forjada por un maestro según los métodos tradicionales es cara, muy cara. Hablamos de precios que rondan fácilmente mas de 3000 € con suerte, aunque no es raro verlas mucho mas caras, y si hablamos de antigüedades genuinas en buen estado el precio ya puede ser de infarto.

Tema diferente son las réplicas hechas en forja con propósitos de entrenamiento (normalmente sin filo) o las replicas (muchas hechas en Toledo por cierto). Cierto es que algunos sitios afirman poder conseguirte una katana genuina por unos pocos cientos de euros, pero ojo, una cosa es una espada hecha a mano por un herrero, incluso siguiendo los métodos tradicionales, y una muy diferente una realizada por un maestro artesano. Las diferencias pueden ser a menudo sutiles y probablemente un profano no vería diferencia, pero existen.

En Japón la artesanía genuina suele ser bastante cara, y en este caso hablamos de un objeto que lleva un tiempo de elaboración prolongado y donde intervienen varios maestros artesanos. No solo el que hace la hoja, sino el que fabrica la guarda, el mango y otros elementos.

Para complicar las cosas, el arte de la katana japonesa estuvo a punto de desaparecer tras la segunda guerra mundial, ya que las condiciones de paz firmadas en la rendición de Japón le prohibían la fabricación de cualquier tipo de arma, y una katana nos guste o no, es un arma.

Afortunadamente se llegó con los años a un acuerdo y los escasos maestros que quedaban pudieron transmitir sus conocimientos a nuevas generaciones, y podemos seguir admirando estas obras.

No pretendo hacer un estudio en profundidad de las katanas, ya que eso excede con mucho la intención de este blog de dar informaciones breves dentro de lo posible que resulten interesantes, y a ser posible útiles al visitante a este país, y por otro lado el mundo de la katana, considerando esta como el conjunto de espadas japonesas es enormemente rico, complejo y profundo.

Además, en Japón una katana genuina es considerada algo mas que un trozo de metal afilado. Es una joya, una hermosa forma de artesanía llena de sutilezas y detalles.

Donde algunos ven solo un trozo de metal con un borde afilado, los expertos aprecian multitud de detalles que van desde nakago (la parte que va dentro del mango) hasta el boshi o punta. Pasando por montones de detalles como la curvatura de la punta, la de la propia espada, su perfil, los patrones que se pueden ver a lo largo del filo y mil detalles mas que han ido evolucionando a lo largo de los siglos y que a menudo eran la firma de trabajo de respetados artesanos

Podría alargarme mucho innecesariamente sobre este tema que es apasionante, y tener en cuenta que buena parte de lo comentado hace referencia solo a la hoja de la espada. Otros detalles como la guarda son formas de arte por si mismas, alcanzando algunas piezas precios fabulosos.

Solo algunos detalles finales.

La mayoría de las "espadas" japonesas que llamamos katanas, en realidad son sables. Las espadas son armas de dos filos, los sables solo tienen uno.

La curva de la espada se forma por la diferencia en el enfriado de los diferentes tipos de acero durante el forjado.

Las katanas genuinas en Japón están censadas, y su propietario es responsable de su mantenimiento.

Algunas katanas genuinas antíguas a precios mas asequibles son las que usaron los oficiales durante la segunda guerra mundial. Hay que comentar que eran en su mayoría simples trozos de metal afilado, ya que cumplían por lo general un papel puramente estético.

El arte del manejo de estas armas ha sobrevivido hasta nuestros días, como arte marcial llamado kenjutsu

Si queréis una "para decorar", os puedo asegurar que os sale mejor de precio y con menos problemas para llevarla en avión comprar simplemente una reproducción. En España se hacen algunas de extraordinaria calidad, posiblemente mucho mejores que algunas que venden a turistas "made in China" en el mismo Japón

Si queréis admirar algunas de estas obras de arte, en Tokyo hay muchas oportunidades, pero por citar algunas de las mas sencillas:

El Yūshūkan o Museo de la Guerra, que podemos encontrar adyacente al Templo Yasukuni. En el hay una sección con armas antiguas incluyendo katanas, algunas de personalidades históricas relevantes.

Si el tema os interesa especialmente, os recomiendo Nihon Bijutsu Touken Hozon Kyokai o Museo de las espadas japonesas, que se encuentra en el área de Yoyogi y cuya página os enlazo



Os adelanto que es un museo pequeño, un poco difícil de encontrar si no tenéis un mapa que lo señale exactamente (en la página hay uno). Lo expuesto en su mayoría son simples hojas de katanas y otras armas, sobre terciopelo negro reluciendo como joyas. Algunas de las expuestas son tesoros nacionales. Tienen folletos en ingles, pero no esperéis mucho mas. No obstante es una visita interesante para los apasionados de estos temas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario